Exfoliante Corporal de Coco, Matcha y Yuzu - 150 gr
Exfoliante Corporal de Coco, Matcha y Yuzu - 150 gr

Exfoliante Corporal de Coco, Matcha y Yuzu - 150 gr

Precio habitual$7.200
/

  • Bajo stock - Quedan 2 productos
  • Inventario en el camino
DESCRIPCIÓN

Te podrán decir que haces mal muchas cosas.
Pero esta ya no.
Porque cuando uses este exfoliante tu piel no volverá a ser un problema.
Lo que más nos gusta
Multisensorial: no solamente sirve para exfoliar la piel, sino que también vale para calmar tu estrés.
Y no hablamos de tu cuerpo en exclusiva.
Hablamos también de la mente, ya que gracias a su textura y la de su envase en forma de sobre, resulta súper agradable al tacto.
Siempre contigo: como si de un té en grano se tratase, este exfoliante va guardado en una bolsita súper cómoda y suave que puedes guardar allá donde quieras.
Gracias a su maleabilidad, puedes plegarla y dejar que te acompañe allá donde vayas.
Porque más acomodable no puede ser.
Sin escapes: con su cierre hermético, ya puedes ponerla boca abajo que tu exfoliante está totalmente seguro.
Algo a tener en cuenta cuando no quieres llenarte la bolsa o la maleta de granitos por todas partes.
LO QUE NOS ENAMORA
Textura granulada con grano grueso que no deja libre a su paso ni una sola toxina.
Es un exfoliante de armas tomar, saca su artillería pesada para poner patas arriba todas tus células muertas.
Aroma irresistible que no podrás dejar de olfatear.
No necesitas siquiera abrir la bolsa para ser consciente de su potencia.
Ahora imagínatelo sobre tu piel.
Te van a dar ganas de seguir usándolo cual crema hidratante.
Efecto pluma que deja una suavidad sin límite en cada uno de tus poros.
Como si nunca hubieses conocido lo que es la rugosidad, no podrás hacer otra cosa que acariciarte constantemente después de haberlo usado.
Los culpables de su encanto
Virutas y aceite de coco: los principales culpables de que no puedas dejar de llevarte la bolsa a la nariz.
Ese olor adictivo… es casi todo culpa suya.
Además, limpian y exfolian la piel mientras le dan suavidad y firmeza.
Por si no te habías dado cuenta, es un ingrediente cinco estrellas.
Sal marina: gracias al contacto rugoso que ejerce al frotar el exfoliante con la piel, consigue retirar todas las células muertas y dejarla totalmente limpia, así como perfectamente suave.
Polvo de matcha: como si de un superalimento se tratase, fortalece las defensas de la piel mientras favorece su regeneración y mejora y nivela su tono.
En el fondo, es todo un suplemento alimenticio para tu piel.
Extracto de yuzu: es un poderoso antioxidante natural que ayuda a incrementar el nivel de hidratación natural de las células cutáneas.
Dicho de otro modo, sirve para que la piel pueda mantenerse hidratada por sí misma.
Aceite de jojoba: en conjunto con el aceite de coco, forman un gran equipo y nutren la piel dejándola suave y sedosa.
Para que no vuelvas a negarte nunca más a usar un exfoliante.
CONSEJOS DE USO

Con decisión pero también con cautela.
Cierto es que nunca apoyaremos esa leyenda urbana que dice que los exfoliantes son malos para la piel, pero tampoco negaremos que hay que ser precavida con ellos.
Esto tiene un motivo muy sencillo, y es que por su condición limpiadora, eliminan todas las células muertas de la capa más superficial de la piel, dejándola ligeramente más expuesta.
Si haces un uso demasiado frecuente, podrías eliminar su capa protectora, creando así un efecto contraproducente.
Por eso: úsalo una vez por semana y aplícalo sobre la piel húmeda presionando con los dedos y dando un masaje con movimientos circulares por todo el cuerpo.
Déjalo actuar durante diez minutos y acláralo con agua tibia.
Truco de la casa:
La acción de este exfoliante puede potenciarse notablemente si usas un guante de crin al aplicarlo.
Al hacer presión con el mismo y generar el movimiento que te hemos indicado, conseguirás una descongestión total de la piel y una mayor sensación de liberación y suavidad después.